14 mar. 2007

MISAEL NUÑEZ ACOSTA

Seguramente habrá escuchado que a Elba Esther Gordillo se le acusa de ser corrupta, asesina, represora, etc.

El caso del asesinato del maestro Misael Núñez Acosta es de los más sonados donde se involucra a la maestra, entérese pues:


* Para leer la información completa dé un clic sobre el título del post *


Para empezar con este tema un poco de antecedentes:

"El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) es el sindicato más grande de América Latina y tal vez uno de los más grandes del mundo. Aglutina a más de un millón de trabajadores de la educación y desde su fundación nació como un sindicato corporativo, dirigido por el Estado a través de líderes que cumplen el papel de legitimadores de la política educativa y laboral del gobierno en turno.

Prácticamente también desde su fundación, los maestros se han rebelado contra esta política patronal de derecha y en diferentes momentos las calles de todo el país han sido testigos de esta inconformidad. Muchos dirigentes honestos han pagado con golpes, cárcel o con su vida esta oposición.

En diciembre de 1979, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, se conformó como corriente sindical al interior del SNTE la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y Organizaciones Democráticas del SNTE, cuyas siglas iniciales eran CNTEyOD del SNTE, que años después quedaron simplemente en CNTE y hoy aglutina en sus filas a más de 300,000 trabajadores de la educación. Por su política consecuente en defensa de los derechos de los trabajadores y el impulso de un proyecto educativo y sindical enraizado en lo más profundo del pueblo trabajador y claramente clasista, que se antepone al proyecto de la patronal; la CNTE, que tenía en vía de hechos como su cuartel general la Escuela Normal Superior de México y
sus instalaciones de Fresno 15, se enfrentó desde un inicio a la corriente oficial y al Estado.

En esa época la corriente oficial se autodenominaba Vanguardia Revolucionaria y la encabezaba Carlos Jongitud Barrios, un líder sindical, traidor y corrupto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); y una de sus ayudantes era Elba Esther Gordillo Morales, también del PRI, quien después lo traiciona y apoyada por el entonces presidente de la República, Carlos Salinas Gortari, es nombrada sin consenso de base líder oficial del SNTE en 1979. Elba Esther Gordillo, utilizando las cuotas sindicales que se calculan en más de mil millones de pesos al año (100 millones de dólares), compra conciencias y prostituye lo que se vende y a quien se vende y transforma Vanguardia Revolucionaria en la llamada Corriente Institucional."
Articulo completo y fuente


Nota de La Jornada donde se menciona el hecho:

Misael Núñez Acosta

Gordillo no debe seguir impune por la muerte de Misael Núñez: CNTE

LAURA POY SOLANO

A 26 años del asesinato del maestro Misael Núñez Acosta, "no sólo se ha negado el castigo a los responsables, sino que se ha perpetuado la impunidad y premiado a quien planeó y ordenó su muerte, la entonces líder de la sección 36 del valle de México, Elba Esther Gordillo Morales", aseguraron integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y de la Coalición de Colonias de Tulpetlac.

José González Figueroa, integrante del magisterio democrático y líder histórico de la CNTE, señaló que a más de dos décadas de la muerte de Misael "no pedimos que se esclarezcan los hechos. Sabemos con certeza quienes dispararon, lo que no podemos permitir es que la mano que preparó y ordenó el crimen siga impune, pues a Gordillo Morales no sólo la han protegido las distintas administraciones federales durante más de 20 años, sino que la han premiado al poner en sus manos el destino de más de 24 millones de niños, al dejarle el poder, en los hechos, de la Secretaría de Educación Pública".

Recordó que el día del asesinato, el 30 de enero de 1981, más de 200 profesores del valle de México reunidos para ultimar los detalles del paro magisterial que realizarían dos días después, denunciaron, apenas conocer de la muerte de su compañero Núñez Acosta, la responsabilidad intelectual de Gordillo Morales.

González Figueroa señaló que la tarde en que asesinaron al líder magisterial "un compañero llegó corriendo a la asamblea gritando: 'mataron a Misael, mataron a Misael'. En ese momento éramos más de 200 profesores que en un grito unánime denunciamos ¡Elba Esther asesina, el PRI te patrocina!"

Luego de la muerte de Núñez Acosta, quien entonces mantenía uno de los liderazgos más consolidados contra el cacicazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Gordillo Morales "se ensañó con la disidencia magisterial en el valle de México, pero ni así logró borrar el reclamo de justicia y rechazo a la impunidad con que pretende cubrir la muerte de Misael".

Pablo López Castañeda, integrante de la Coalición de Colonias de Tulpetlac, estado de México, y compañero de lucha de Núñez Acosta, recuerda que tras su llegada a una de las zonas más marginadas del estado de México, en 1974, propició en pocos años la construcción de tres escuelas, la apertura de cursos de educación primaria para adultos y una fuerte activismo con obreros de empresas manufactureras de la zona y padres de familia, a quienes convenció de concluir su educación secundaria.

Para 1979, indicó, el trabajo de Misael "ya era reconocido y comenzaba a consolidar los lazos con agrupaciones obreras, pero también con los colonos y padres de familia para iniciar la lucha por la instalación de servicios básicos, porque no había luz, agua ni drenaje.

"Cuando lo mataron, Misael acabada de participar en una reunión con padres de familia para informarles sobre la marcha nacional que realizarían los maestros en el Distrito Federal. Sus asesinos le dispararon por la espalda. Mataron a Misael y a un padre de familia, además de herir de gravedad a otro maestro."

González Figueroa aseguró que el de Núñez Acosta "fue el primero de 151 asesinatos más que hacen de la CNTE una organización social no sólo del magisterio, sino un patrimonio para el país, pues sin duda fue uno de los primeros caídos de un nuevo liderazgo que llamaba no sólo a los docentes, sino a obreros, colonos, amas de casa y padres de familia para hacer de la lucha contra las injusticias una tarea de toda la sociedad".

Misael, afirmó, "era un líder completo, y por eso lo mataron. El nos enseñó la firmeza de principios, el coraje y la valentía con que se deben defender las causas sociales. Ahora nos toca sacar adelante sus enseñanzas y las de 152 maestros que han muerto por la CNTE, que representa uno de los movimientos sociales más importantes de los pasados 26 años, pues pese a todos sus retrocesos, no hay otro que tenga continuidad y dirección en su objetivos".

Más enemigos

Aseguró que México enfrenta grandes cambios, y consideró que este 2007 será "decisivo" para enfrentar no sólo el cacicazgo "de Gordillo, sino de quienes quieren imponer sus intereses a costa de la mayoría de la población".

Así como "la complicidad y la corrupción han permitido que los tentáculos de Gordillo Morales estén en espacios políticos, también ha crecido el número de sus enemigos en todos los sectores, pues su vida de ambición, corrupción y crimen ofende y daña no sólo a los maestros, sino a todos los mexicanos".

Por ello, informó que en memoria de Misael Núñez Acosta, el magisterio democrático en el valle de México convoca a las 10 horas de este domingo a un homenaje en la escuela de la Loma de Tulpetlac, para exigir "justicia y castigo a los responsables".

Fuente


Para aclarar un poco mas las cosas y para ampliar los antecedentes de Carlos Jongitud Barrios y Elba Esther:

Plaza Pública

* Jonguitud: inútil venganza

Miguel Angel Granados Chapa

Salido momentáneamente de su oscuro retiro, Carlos Jonguitud habló de la traición que le asestó Elba Esther Gordillo hace 13 años. Silencioso desde entonces, sus palabras fueron buscadas ahora que la profesora a que ayudó a encumbrarse brilla como la principal operadora política del presidente Fox, nada menos que desde su cargo como secretaria general del PRI.Ese, el de traición, es el cargo principal que lanza contra su antigua protegida. Pero sus tics de político maniobrero, practicados como cuando estaba en plena forma; la confusión senil de su expresión, y un intencionado manejo editorial en el diario La Jornada produjeron un escándalo que derivó rápidamente en una tardía acusación penal, presentada ayer, 48 horas después de conocida la alusión de Jonguitud, contra el propio ex dirigente magisterial y contra la secretaria general del PRI, como si su ex protector la hubiera señalado por el homicidio del profesor Misael Núñez Acosta, ultimado a balazos el 30 de enero de 1981.Puesto que es probable que pocos recuerden ya a Jonguitud, conviene refrescar la memoria. Nacido en Coxcatlán, San Luis Potosí, profesor normalista, comenzó su carrera de dirigente sindical al lado de Manuel Sánchez Vite, en la sección IX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Juntos apalearon a profesores disidentes y por eso hicieron méritos ante el oficial mayor de la SEP, el taciturno Luis Echeverría. Cuando éste fue secretario de Gobernación consiguió elevar a Sánchez Vite, compadre suyo, a la gubernatura de Hidalgo. Pero a Jonguitud sólo pudo hacerlo diputado suplente en el Distrito Federal en 1967. Mas Echeverría supo que era útil para otros usos: por ejemplo traicionar a Sánchez Vite, amigo de ambos. En febrero de 1972 Echeverría echó a Sánchez Vite del liderazgo del PRI y en septiembre siguiente lo privó de uno de sus emplazamientos, la dirección sindical del magisterio. A sangre y fuego Jonguitud se apoderó físicamente del edificio sindical y luego del sindicato mismo. A través de su grupo Vanguardia Revolucionaria, que lo mismo hacía demagogia populista que golpeaba adversarios o los privaba de la vida, dominó el SNTE durante 17 años, en que hizo paralelamente una carrera política: senador por San Luis, director del ISSSTE, gobernador de su entidad natal.

Hacia 1973 conoció a Elba Ester Gordillo. La encontró “en la miseria”, dijo a Rosa Elvira Vargas y Jenaro Villamil. “Yo la traje de Chiapas a través de los amigos que recomiendan personas. Yo con mucho gusto serví de puente para que esta niña se contactara con la dirigencia del sindicato”. Ella aprovechó la oportunidad. Fue dirigente delegacional y luego, de 1977 a 1980, secretaria general de la sección 36, una de las dos del sindicato magisterial en el estado de México. En esas y otras secciones del SNTE brotó en 1979 la disidencia, que se agruparía en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Disentir de los mandos sindicales era delito que se pagaba con feroces golpizas, vejaciones, la muerte. Eso fue lo que ocurrió a Misael Núñez Acosta, cuyo nombre fue recordado por Jonguitud en la entrevista aparecida este domingo en La Jornada. Nacido en Hidalgo, normalista de El Mexe y Tenería (escuela esta última en que también Jonguitud había estudiado), alumno de derecho de la naciente Universidad Autónoma Metropolitana, Núñez Acosta fue asesinado por sicarios: “Misael murió a manos de ellos”, recordó a medias, implicando a sus enemigos, como si no hubiera quedado claro entonces, en 1981, que la dirección magisterial estaba involucrada en el homicidio, cuyos autores materiales fueron procesados.Elba Esther prosperaba entonces: al paso que mantenía dominio sobre “su” sección (quienes la reemplazaron la obedecían dócilmente) ascendió en el escalafón del comité nacional, alentada por Jonguitud: secretaria de trabajo y conflictos, secretaria de finanzas, presidenta de la comisión de vigilancia. Retirado Jonguitud al concluir su gobierno en San Luis, en 1985, retomó el control del sindicato. Sin perderlo con su protector, Elba Esther iniciaba sus contactos con el grupo de Salinas: éstos la hicieron diputada por segunda vez, y delegada en Gustavo A. Madero. Y le pidieron, amablemente, su colaboración para echar a Jonguitud del sindicato. Como él mismo afirma, le esperaba lo que a Joaquín Hernández Galicia: caer en la cárcel y no sólo perder el poder sindical. Pero escapó a tiempo y desde su jubilación vio cómo su creatura se alzaba contra el creador. Sobre los restos del demolido imperio de Jonguitud la profesora erigió el suyo. Lo amplió, además, hasta límites que su protector no hubiera imaginado.La ambigua acusación del ex político potosino no será penalmente eficaz. Además de que puede revertirse en su contra, se trata de un caso formalmente juzgado. Yerran quienes llevaron ayer el asunto ante la fiscalía de la guerra sucia. Guerra sucia hubo, sin duda, contra el magisterio disidente, pero la acometieron pistoleros a sueldo de los mandones entre los que figuraban Jonguitud y Gordillo que, sin embargo no fueron nunca señalados formalmente como autores de delitos. La fiscalía tiene el deber de investigar las acciones subversivas de agentes de la autoridad, de servidores públicos que asesinaron o secuestraron.La exhumación de Jonguitud y el ensuciar la biografía de su protegida carecerán de efectos. Cuando más harán fruncir la nariz a panistas delicados que a poco se acostumbran a los malos olores.

fuente

Add to Technorati FavoritesBlogalaxiaBlogs México